EL CRISTIANO Y EL DON DEL SERVICIO

La expresión más destacada de este don es la que manifestó nuestro Señor Jesucristo en su ministerio.

Estas son sus palabras acerca de este don en su vida: “Como el hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” (Mateo 20:28).

El servicio es lo más alto en la dignidad de los dones.

Aunque en la escala de valores del hombre, el servicio está en lo más bajo; en la escala de cómo Dios valora las cosas, el servicio es lo más alto en la dignidad de los dones.

Notemos las palabras de nuestro Señor a sus discípulos: “Mas Jesús, llamándoles les dijo: sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre de ellas potestad.

Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será el servidor de todos.” (Marcos 10:42-44).

El ejemplo de Cristo le da sustento y fuerza al insigne don de servir.

Podemos decir que despreciar el don de servicio; es despreciar el mismo ministerio de Cristo, y aún, a él mismo.

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el dual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:5-8).

Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros.  Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.” (Juan 13:13-15).

Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros.  Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.  De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió.  Si sabéis estas cosas,  bienaventurados seréis si las hiciereis” (Juan 13:13-117).

En este texto, donde el Señor demuestra toda su humildad al lavar los pies de sus servidores, él les hace ver que la gran humildad de su servicio no lo hace menos; él sigue siendo su Maestro y Señor.

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el dual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Por lo cual Dios también lo exaltó hasta le sumo, y le dio un nombre que es sobre de todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Filipenses 2:5-11).

1. CLASES DE SERVICIO

A). SERVICIO PARA CUBRIR UNA NECESIDAD

Génesis 11:3 Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla.

Palabra clave: Jayá; De la raíz primaria: existir.

Significa: ser o llegar a ser, tener lugar, servir.

B) SERVICIO COMO ACCIÓN O TRABAJO VOLUNTARIO

Génesis 29:20 “Así sirvió Jacob por Raquel siete años; y le parecieron como pocos días, porque la amaba”.

Josué 24:31 “Y sirvió Israel a Jehová todo el tiempo de Josué, y todo el tiempo de los ancianos que sobrevivieron a Josué y que sabían todas las obras que Jehová había hecho por Israel”.

Palabra Clave: abád; raíz prim.; trabajar (en todo sentido) servir, arar, cultivar, esclavizar, etc.

Significa: adorar, arar, culto, desempeñar, ejercer, esclava, honrar, librador, labrar, ministrar, prestar, servidumbre, servir, siervo, sujetar, trabajador, trabajar.

Es el servicio o trabajo es el que desarrollamos de forma voluntaria, que se ama y que cuando se hace, se siente a gusto, muchas veces sin esperar recompensa. Produce satisfacción en el sentido de ver terminado y/o culminada la labor realizada con Éxito. Este servicio se hace para hombres y se hace para Dios, pero la única forma de llegar a Dios, es a través de hombres.

Ahora, Uno puede trabajar sin adorar a Dios o trabajar adorándole.

2 de Reyes 10:29-31. “Con todo eso, Jehú no se apartó de los pecados de Jeroboam hijo de Nabat, que hizo pecar a Israel; y dejó en pie los becerros de oro que estaban en Bet-el y en Daniel 30 Y Jehová dijo a Jehú: Por cuanto has hecho bien ejecutando lo recto delante de mis ojos, e hiciste a la casa de Acab conforme a todo lo que estaba en mi corazón, tus hijos se sentarán sobre el trono de Israel hasta la cuarta generación. 31 Mas Jehú no cuidó de andar en la ley de Jehová Dios de Israel con todo su corazón, ni se apartó de los pecados de Jeroboam, el que había hecho pecar a Israel.”

D) SERVICIO PARA MINISTRAR O ADORAR

Éxodo 35:19 “las vestiduras del servicio para ministrar en el santuario, las sagradas vestiduras de Aarón el sacerdote, y las vestiduras de sus hijos para servir en el sacerdocio.”

Palabra clave: sharát; raíz prim.; atender como servicio servil o en adoración;

Significa: Administrar, criado, ministerio, ministrar, ministro, servidor, servir, sirviente.

Este servicio es el que sale innato de nuestro corazón, que nos hace tomar parte del cuerpo y venir al tempo y adquirir un compromiso por el cual no recibimos una retribución monetaria pero que a diferencia del servicio o trabajo voluntario, se entrega a Dios sin importar las circunstancias nuestras físicas, económicas, emocionales…

Demanda un grado mayor de responsabilidad y solo es posible ejercerlo bajo la sujeción a la cabeza. (Implica ideales, visión, dirección). Por esto, implica una acción como autoridad delegada.

Ministrar significa: Servir o ejercer un empleo u oficio o ministerio; también significa, suministrar o dar algo a alguien.

Y ministro, es la persona que ejerció un oficio o empleo; el que va comisionado o enviado por otro.

Es el tipo de servicio o ministración que ejercía Samuel en el templo. 1 Sm 2:11. Bajo la cobertura de Elí.

Este tipo de servicio, es únicamente para deleitar y honrar a Dios.

Podemos observar, que dentro de la iglesia, se ejercen estos tres tipos de servicio, unos reciben salario, otros reciben salario y adoran a Dios, otros trabajan, adoran y ministran, y cada área de servicio siempre va a requerir a alguien dispuesto quien lo ejecute.

Es por esto, que no podemos pensar que a la iglesia solamente se viene a proyectar una imagen espiritual, ya que es necesario atender la imagen como tal de una empresa o de lo contrario el servicio no va a ser del todo perfecto.

2. HACIA LA PERFECCIÓN DEL SERVICIO

Muchas personas se honran a si mismas o se sienten orgullosos de la forma como hacen su trabajo y expresan que les gusta hacerlo bien. Pero solo es posible llegar a la perfección del servicio en cualquiera de las áreas, siempre y cuando sea perfeccionado en Cristo.

Por esto, veremos algunos características que las hemos llamado fundamentos, que forman los simientes de un verdadero servicio perfeccionado en Cristo.

A). AMAR LO QUE SE HACE

Efesios 6:6 “no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios;”
Palabra clave: ofdsalmodouleía; trabajo de vista, que necesita vigilancia

Significa: servir.

B) DARLO TODO

2 Corintios 12:15 Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos.

Palabra clave: dapanáo; gastar, (en buen sentido) incurrir en costo, o (en sentido malo) desperdiciar.

Significa: gastar, gasto, malgastar, pagar.

Pero esta palabra se complementa en el texto con:

ekdapanáo; gastar (totalmente), agotar: Que también significa gastar.

Esta expresión la dijo el Apóstol Pablo y si que debe incidir en la vida de nosotros como servidores del reino.

De la misma forma, como Dios Padre entrego su Hijo en sacrificio, lo dió todo, agotó sus recursos totalmente; de la misma forma, debemos nosotros ministrar, dándolo todo hasta agotar lo que Dios nos ha dado, por que a él le pertenecemos.

C) SER HACEDORES DE SU PALABRA

Dios había encomendado a Moisés la tarea de dirigir el exilio desde Egipto, y también conocía la palabra sobre la circuncisión dada a Abraham en Génesis 17. Y aunque estuviese haciendo lo que Dios le había hablado en el momento, cuando sale de hablar con el Faraón, Jehová se presenta para matarle. (Exodo 4:22-26). Séfora recuerda la palabra y de inmediato corta el prepucio de su hijo y el juicio se detiene.

No es posible servir a Dios sin ser hacedor de la palabra.

¿COMO SE QUE SIRVO VERDADERAMENTE A DIOS?

CUANDO LOGRO PERFECCIONAR MI SERVICIO SIRVIENDO A OTROS, SOLAMENTE ASÍ LOGRO SERVIR A DIOS.

3. DISFUNCIONALIDADES DEL SERVICIO

La palabra disfunción significa: Proceso que no funciona correctamente. Veamos algunos modelos.

A) CUANDO SE CONVIERTE EN AUTOSERVICIO

Sucede cuando el líder se encuentra en una etapa de la vida donde se viene a la iglesia por costumbre, y se adopta la posición de recibir, o mejor de tomar únicamente lo que le gusta o lo que cree que le sirve, y desecha los demás.

¿Cómo manejarlo? Ayune, entre en oración genuina y haga un compromiso personal.

B) CUANDO SE VUELVE ABRUMADOR

Lucas 10:41 ” Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas”

De los afanes no queda sino el cansancio. Los servidores no pueden entrar en un estado de activismo, donde quieren hacer de todo en la iglesia. De vez en cuando es necesario decir NO. “De vez en cuando”.

Cuando se da esa situación, se descuida una de las actividades que se viene realizando y aún mas delicado, la familia.

¿Cómo manejarlo? El Servidor debe saber tener equilibrio. Es mejor hacer una cosa a la vez y hacerla bien.

C) CUANDO SE SIRVE CON EGOÍSMO O PARA FIGURAR

Jonás pretendió servir conforme el veía el asunto y por esto dejo bajar este sentimiento de egoísmo a su corazón.

Absalón quiso figurar, dando beneficios al pueblo a espaldas de su padre.

Estas actitudes, opacan la gloria de Dios y reflejan una condición inmadura e inestable de un líder.

¿Cómo manejarlo? Cuando este sentimiento se llegase a dar en su corazón, ore, analice lo que le hace falta por alcanzar y piense aún no ha dado a Dios lo suficiente.

4. CONDUCTAS DE INFLUENCIA NEGATIVA

Una de las metas que debe tener un servidor, es permitir que otros se desarrollen y crezcan en el equipo.

Ojo: cuando somos de tropiezo

REBELIÓN: Es todo tipo de desobediencia a Dios, y a las autoridades que El delga sobre nuestra vida. Es lo opuesto a la obediencia. Hay obediencia cuando hay humildad, pero hay rebelión cuando hay orgullo. (Absalón)

MANIPULACIÓN: Es una acción sutil que dirige la persona hacia una dirección preconcebida. Esta dirección favorece al manipulador y daña al que es objetivo. De la misma. Las personas que tienen esta conducta, siempre tratan de sacar beneficio de los demás y sus intenciones no son honestas a pesar de aparentarlo. La manipulación tiene implícito el pecado del engaño y presenta la mentira como si fuese verdad.

DOMINACIÓN: Es una opresión severa e uno fuerte sobre uno más débil, o que está en inferioridad de condiciones para doblegar su voluntad.

Esta lleva implícito el Control. Las personas que tiene la tendencia controlar, también tienden a tener una actitud dominante y por ello son incapaces de delegar autoridad a otros. No capacitan a otro con el fin que siempre estén dependiendo de él y de esta manera controlarlo todo.

INTIMIDACIÓN: Es producto de miedo o temor que se ejerce sobre alguien para mantenerlo oprimido. El temor paraliza a las personas en la toma de decisiones para avanzar en la vida. A través de la intimidación se limita el alcance del propósito de la vida de una persona, la cual se inhibe de tomar la autoridad que Dios le ha delegado. Actitudes despectivas o voz fuerte pueden ser intimidantes para otros, es necesario evaluar nuestro lenguaje gestual.

Todas estas conductas son a diario practicadas por muchos con los hijos, entre esposos, en el trabajo y dentro de la iglesia.

Es necesario reconocer y desechar estas actitudes, ya que la misma palabra dice: 1 Samuel 15:23 “Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey”.

“Sirva y gaste su vida en Cristo, Vale la pena!” 2 Corintios 12:15

 

 

5 comentarios en “EL CRISTIANO Y EL DON DEL SERVICIO”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.