Jesús esta a tu puerta

Lucas 19:37

“Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto, diciendo: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas! Él, respondiendo, les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían.”

  1. Lucas 19:37-38, 40-42 RVR1960

Se inició la semana más importante de la cristiandad. Aquel domingo había un festejo muy grande, festejaban las maravillas que habían visto, celebraban los Milagros recibidos, habían sido testigos. Los ciegos, leprosos, estaban allí maravillados por lo que Dios había hecho con ellos. Jerusalén era la ciudad más importante y las personas estaban expectante de lo que Jesús podía hacer, sin embargo ese día no hubo ningún milagro.

Lucas 19 41 al 44

 ” Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos.”

Cristo lloraba por la ciudad al momento de entrar los que estaban allí no sabían lo que significaba ese día, “…sí al menos conoces es este día…” Todos allí estaban atentos a las Maravillas que Dios hizo y lo que pensaban que haría. Pero Jesús lo lloraba porque no quería ser solo un proveedor para las necesidades, quería traer paz a sus corazones pero se perdieron ese día. Jesús te dice “eso es lo que yo hice por ti, no quiero que me busques solo para milagros, quiero que me conozcas como alguien que quiere vivir dentro tuyo…”

Que Dios encuentre en nosotros una persona que se merece encontrar. Muchos de ellos que estuvieron allí luego debieron elegir y lo eligieron a Barrabas.

La Presencia de Dios es esa la que nos hace distintos, solo Él puede darnos  gozo.

Ezequiel 11:19-20 RVR196

“Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.”

Dios conoce nuestras necesidades, Él nos dará un corazón de carne para poder vivir mejor.  Estas personas de las cuales hablamos se perdieron lo más importante que podemos festejar es que conocimos a Cristo.

Apocalipsis 3:20 RVR1960

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”

Si alguien está la puerta y llama es porque está afuera. Ahí estaba Jesús cuando entró en Jerusalén. Dios quiere vivir en nuestro corazón en una intimidad mayor.

Y usted… ¿qué hace con Dios, lo deja afuera? Con tanto ánimo, alegría y gozo muchas veces dejamos afuera al Señor. Le hago una  invitación a tomar una decisión:  qué hace por ese Cristo que está la puerta y quiere entrar a su corazó?

Que estas Pascuas que se inician, oremos por las cosas que ha hecho hace y hará pero que ese deseo no lo haga perder el día de su visitación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.