CREYENDO EN TU EQUIPO

Dentro de la materia en recursos humanos y proyectando la continuidad de la empresa, una de las estadísticas más duras muestran que los líderes de los equipos son los que mayormente ven con ojos de incredulidad o insatisfacción a los que se presentan como la continuidad

Lucas 4:NVI

[16] Fue a Nazaret, donde se había criado, y un *sábado entró en la sinagoga, como era su costumbre. Se levantó para hacer la lectura, [17] y le entregaron el libro del profeta Isaías. Al desenrollarlo, encontró el lugar donde está escrito: [18] «El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas *nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos, [19] a pregonar el año del favor del Señor.» [20] Luego enrolló el libro, se lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos los que estaban en la sinagoga lo miraban detenidamente, [21] y él comenzó a hablarles: «Hoy se cumple esta Escritura en presencia de ustedes.» 

22] Todos dieron su aprobación, impresionados por las hermosas palabras que salían de su boca. «¿No es éste el hijo de José?», se preguntaban.  [28] Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron. [29] Se levantaron, lo expulsaron del pueblo y lo llevaron hasta la cumbre de la colina sobre la que estaba construido el pueblo, para tirarlo por el precipicio.

Cristo iniciando el ministerio en dirección a ir completando los planes del Padre, venía del desierto lleno del Espíritu,  y entra a su ciudad , a su casa, a la iglesia local, ungido lee las escrituras y los presentes maravillados notan la virtud en ese hombre  que daba cumplida la palabra en su vida

Todo se diluye y se desnaturaliza ante la pregunta retórica » este es el hijo del carpintero»…

Desilusión, frustración y enojo llenaron el liderazgo, hasta enfurecidos quisieron matarlo 

Cualquiera buscaría contención y animo en su familia pero… 

Juan 7:5 NVI

[5] Lo cierto es que ni siquiera sus hermanos creían en él.

Si pudiéramos ponernos en las mentes y corazones de los que se presentan como aquellos que continuarían la obra, iniciando el ministerio en los momentos que presiden una reunión, oran por algún motivo o necesidad o traen una palabra, cuantas cosas los envolverían viendo las reacciones de sus líderes, hermanos, esposos o esposas…

Si pudiéramos tener empatía ( intención de comprender los sentimientos y emociones, intentando experimentar de forma objetiva y racional lo que siente el otro ) , podríamos cambiar nuestro modo de verlos, nos llevaría a cuidarlos más, a acompañarlos en sus primeros pasos, formándolos, y cuidando que el ADN no  sufra variaciones 

Recuerdo cómo mi Pastor nos enseñaba en las prácticas, a vestirnos,  a pararnos frente a la congregación, a hablar, a saber orar, a preparar un sermón, a saber que el púlpito es sagrado y la gloria solo es de Cristo.

Cómo están nuestros equipos ministeriales, nuestros relevos?

Tiempos de apacentar el rebaño, para levantar ese relevo con excelencia y para que Dios pueda llamarte a otro escalón más alto, para que Su obra se complete en ti y a través de ti . 

En Hageo 2:9  

Destaco  » De esta casa» y «mayor que la primera»

Recuerda que es de tu Nazaret, y no será mejor , sino Mayor, para la gloria de nuestro Señor y Salvador jesucristo 

Equipo Ministerial 

CCCC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.