Dios nunca se queda corto

• 2 Reyes 4:1-5, 7
En la vida tenemos sueños. Pensamos cómo será cuando tenga 20,30,50 años? Cuántos hijos quiero tener? Es inherente al ser humano planificar. La mujer de la historia bíblica seguramente también. Lo que no estaba en sus planes era que su esposo muriera y esto trastornó su vida.

Tal vez hay cosas que han cambiado radicalmente tu vida y tu luchas desde ese día con las consecuencias de ese cambio.

Esta mujer estaba entre la espada y la pared debido a sus deudas. Seguramente esta mujer habrá vendido todo para no llegar a este límite para evitar que se lleven a sus hijos.
En estos días, muchos de nosotros tenemos deudas (sentimientos, estudios, familia, trabajo, relaciones, económicas, etc) y esas deudas traen al acreedor.
Hay tantas situaciones fuera de los planes que nos crean deudas.
Estas deudas tienen consecuencias.
La mujer clamó a Dios mediante el profeta. Le pidió auxilio a Eliseo.
Le ruego que si Ud. está pasando por esta situación clama a Dios, no le pidas solamente CLAMA con determinación.
El acreedor fue llevando todo, solo le quedó una vasija de aceite.
A veces nos pasamos la vida pagando deudas (sentimentales, familiares, etc) y nada alcanza para cancelar.
Esta mujer no maldijo lo que tenía en su casa, no hablo de su miseria ni despreció lo que tenía.
Muchas veces despreciamos lo que tenemos y nos quejamos, porque no es lo que esperábamos. Hay mucha disconformidad. Debemos dejar de quejarnos.
No le hables mal a lo que tienes.
Habla con Dios, dile lo que tienes.
Dios te dará los pasos a seguir (busca las vasijas, enciérrate y pon aceite en cada una, cuando esté llena déjalas aparte) así como a la mujer.
Elíseo podría haber sido un acreedor más o alguien que le echara en cara el por qué de sus deudas. Dios viene a darte la solución y no a torturate por tus deudas, El es el camino.
Eliseo le envió a buscar NO POCAS vasijas.
Echa en TODAS las vasijas.
La orden era clara.
Dios nos propone que podamos abrir un tiempo distinto en nuestra vida.
Quiero que me respondas Sr! Ten misericordia de mi. Restaura en mi vida lo que se ha roto, quita las cosas que me atan y no me dejan avanzar.
Pongo mis vasijas para que tú traigas en mi vida, familia y trabajo lo que tienes que seguro es abundante.
Tu unción Señor llena nuestras vidas.
Llena nuestros hijos, casa, familia, sueños, estudios y todo lo que necesitamos de Ti.
Busca a Dios Él tiene la abundancia de aceite, la abundancia de la unción.
El milagro de Dios viene a nuestras vidas y trae el cambio en primer lugar en nosotros y luego a nuestra casa, familia, trabajo y todo loq que nos ha dado.
Se terminó el aceite cuando se terminaron las vasijas, Dios nunca se queda corto!!!
Señor creo en ti y sé que nada es imposible para Dios.
No importa la vasija ni su tamaño, ponla en el altar del Señor, Él la llenará. No menosprecies tus vasijas.
No seamos cortos a la hora de creer en Dios. No midas tus deudas, mira y confía en Dios.
El aceite no faltará! Vive son acreedores en tu vida.
La historia termina cuando la mujer se acerca y le cuenta a Eliseo el milagro de Dios.
Cuando la unción viene no solo paga las deudas, cesan lo acreedores sino que puedes vivir de lo que queda porque Dios es abundante.
Creo en lo que vas a hacer, no quiero decirte Sr cómo ni pensar en cómo lo vas a hacer.
No queremos negociar queremos clamarte a ti. Tu respuesta es la mejor.

1 comentario en “Dios nunca se queda corto”

  1. Cada cartas pastorales vienen con un mensaje muy edificativo para nuestras vidas;
    por eso doy gracias a Dios en primer lugar por este medio, y a los grandes siervos de Dios que nos enseñan con sus experiencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.