Cambiando nuestra realidad

Éxodo 3:18
“ Entonces ellos y tú se presentarán ante el rey de Egipto y le dirán: “El Señor, Dios de los hebreos, ha venido a nuestro encuentro. Déjanos hacer un viaje de tres días al desierto, para ofrecerle sacrificios al Señor nuestro Dios”.”
?
En Argentina estudios de la población y su percepción de vida muestran cada vez más un fenómeno caracterizado por una creciente insatisfacción de la sociedad, en todos los aspectos del vivir .
Fenómeno observado “in Crescendo” en los últimos 10 años.
Definitivamente las variables de satisfacción no han cambiado aún en los mejores momentos de un estado “mariano o matrialcal”, caracterizado por estar atento a las necesidades de las personas.

Vemos crecer generaciones que solo entienden de derechos y necesidades y que alguien debe satisfacer, los principales problemas de esta posición están a la vista en cada calle.

Definitivamente un cambio cultural es necesario, aunque al menos utópicamente deseado.
Creo entender que la iglesia no ha podido estar inmune a estas ideologías, sino que ademas vemos propuestas de un Dios hecho para todas y cada una de las necesidades, invitando a conocerlo desde ese pensamiento.

Somos necesitados de Dios, y claro que no somos ajenos a las necesidades del ser humano.
Las políticas que buscan “atender” generan no solo la expectativa de que alguien me debe dar como actitud demandante sino al mismo tiempo me hace un cliente o esclavo de las mismas.
Si trasladamos esta sistemática a la iglesia, al igual que como planteé anteriormente, que estaríamos generando en nuestras iglesias ?
Podrían conocer a La Verdad y ser verdaderamente libres?

Cómo cambiar toda esta cultura?

Dios en este texto bíblico promete llevar a su pueblo lejos de la esclavitud, sacarnos de la atadura de esclavitud.
El se ha manifestado con su amor y misericordia a cada uno en diferentes situaciones en el dolor, en la soledad, en demostraciones de su todoposible poder, y siempre podremos ver a ese Dios, pues esa es su naturaleza y así conocimos y conocemos a este Dios que suple en todo siendo nosotros un testimonio del poder de Dios.
Pero podríamos en la comunión con El, un la búsqueda de Su presencia descubrir el deseo de su corazón: liberarnos con poder para ser su pueblo, un pueblo que le ofrece sacrificios de amor, gratitud y entrega a su Salvador. O en la búsqueda del conocimiento de ese Dios seguimos solo focalizados en las necesidades.
Es necesario cambiar nuestra relación con El , de demandantes a oferentes.

Cuando las personas son libres de sus aflicciones y ataduras debemos guiarlos a que puedan ofrecer a Dios.

Levantar un pueblo que crezca y madure en su caminar con Dios, también implica pasar de ser necesitados a ser oferentes a Dios.
(Efesios 4:14 . / 1 Cor 3:1-5 NVI.)

Es necesario un buen diagnóstico, un screening de nuestra tarea ministerial,y un tratamiento que empieza por Transformar la mente y no ser llevado por las ideologías reinantes. ( Romanos 12:2)

El poeta secular en su canto decía:
“Quien dijo que todo esta perdido? Yo vengo a ofrecer Mi corazón …”

En tiempos difíciles en nuestro país, que estás dispuesto ofrecerle?

Presbiterio CCCC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.