ORDENANDO LA CASA

En aquellos días Ezequías enfermó de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás. Entonces volvió Ezequías su rostro a la pared, e hizo oración a Jehová, y dijo: Oh Jehová, te ruego que te acuerdes ahora que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho lo que ha sido agradable delante de tus ojos. Y lloró Ezequías con gran lloro.

Isaías 38.1-3

En esta oportunidad encontramos la historia de Ezequías. ¿Quién es este hombre? Simplemente era un hombre de Dios; que limpió y ordenó el templo de Dios, destruyó las imágenes, la serpiente que Moisés había levantado en el desierto, porque se había convertido en un objeto de adoración; buscó la santificación de los sacerdotes de Dios; le hablo a cada uno porque todo se había desvirtuado. Reorganizó los servicios del templo; celebró la pascua, tal como Dios lo había ordenado. Podemos concluir que Ezequías era un hombre que aparentemente había puesto en orden todas las cosas, pero para Dios no era así.
Ahora, a pesar de todo esto, podemos decir que ni la grandeza ni la bondad eximen a los hombres de la enfermedad y la muerte. Y sino; hubiera sido por un milagro en la vida de este siervo de Dios; su enfermedad le habría conducido al sepulcro a su corta edad. Pero, si analizamos un poco más profundo, la palabra de Dios dice que Él volvió su rostro a la pared; clamó y oró a Dios, seguramente con mucha angustia y desesperación, después de recibir semejante noticia uno imagina su futuro todas las cosas que había planeado, pero nos encontramos con esta pared y como que todo se nos viene abajo. La pared representa el límite de tu historia, tus proyectos y todo lo que alguna vez creíste alcanzar se termina. Por eso, creemos que como le ocurrió a Ezequías las aflicciones nos llevan a doblar nuestras rodillas, quebrarnos, humillarnos delante de Dios y rogar por una oportunidad.
Por la gracia de Dios; hemos caminado con Él, muy de cerca, con mucha humildad, y tratando de hacer lo que es agradable delante de sus ojos, como este hombre; te ruego que te acuerdes que camine con integridad de Corazón. Su lealtad al servicio al señor no le libró de su enfermedad.

En mi vida personal creo que todo está resuelto. Solo me preocupa una cosa; y es, mi mayor preocupación; el Ministerio Pastoral una vez que ya tenga que partir de esta tierra. Por eso quiero rescatar del primer versículo ORDENA TU CASA porque morirás y no vivirás. Lo primero que deberíamos remarcar es hasta donde comprendemos el significado de ORDENA TU CASA. Como dijo un ex presidente “…la casa está en orden…”
Ezequías tenía 39 años y Dios le otorgo 15 años más. Para aquellos que hemos pasado los 60 años. Deberíamos hacernos esta pregunta ¿La casa está en Orden? Ejemplo; tenemos en orden los papeles de nuestra casa, escritura y demás; y hablando espiritualmente, ¿están en orden las personas que van a continuar el ministerio pastoral? Podemos morir hoy, si así Dios lo quisiera.

1 Reyes 1
Encontramos a David enfermo acercándose a sus últimos días de vida en la tierra. Sin embargo, parece que David NO dio a conocer un sucesor; y Adonias, uno de sus hijos, se autoproclamó rey en Israel. Y se desataron consecuencias catastróficas con conflictos mortales. Que Dios nos de sabiduría y ojo, para que después de uno NO reine un Adonias en lugar de lo Que Dios eligió. Y que podamos decir como David; Bendito sea Dios que hoy puedo ver con mis ojos a quien Reina en mi lugar (1. Reyes 1.48) DIOS NOS GUARDE DE FAVORECER AL QUE DIOS NO ELIGIO.

Romanos 9.16
Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.
La elección al ministerio no depende de nosotros sino de Dios. El elegido por Dios como sucesor puede contradecir la expectativa de los demás. Debemos aceptar lo que Dios ha determinado hacer. Querido y amado consiervo continuemos entrenando a nuestro equipo pastoral dando el espacio necesario para que puedan crecer y desarrollarse. Y entendamos que uno no es perpetuo ni imprescindible. De esta manera, estaremos

ORDENANDO LA CASA.

PRESBITERIO CCCC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.