Emmanuel

Hechos 4:18-22 NVI
“Los llamaron y les ordenaron terminantemente que dejaran de hablar y enseñar acerca del nombre de Jesús. Pero Pedro y Juan replicaron: ?¿Es justo delante de Dios obedecerlos a ustedes en vez de obedecerlo a él? ¡Júzguenlo ustedes mismos! Nosotros no podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído. Después de nuevas amenazas, los dejaron irse.“

Este pasaje podría tranquilamente ser leído en un periódico o portal actual, pues tiene la misma intención estratégica, callar y que no se hable de Jesús

Hoy vivimos tiempos donde se intentan reescribir las verdades, por supuesto modificadas a nuevas “conveniencias”, tiempos de post verdad.

Para esto se necesita primeramente borrar del léxico popular, erradicar las palabras con significado relevante, hacer callar a aquellos que las usen, para luego implantar las nuevas “verdades”.
Por eso verás que la palabra Jesús se ha ido perdiendo de nuestro léxico, hasta entre los cristianos, y así se está construyendo la navidad más carente de significado, de los últimos años!
Una navidad que es solo la fiesta, pues hoy un nacimiento y más aún en el contexto de la situación de José y María bajo los ojos actuales, No ocurriría y por supuesto esto borraría el nombre de ese nacido JESUS .
Por eso la importancia de entender nuestra navidad, una navidad que nos confronta con el mundo, nos confronta a las ideologías e ideologistas, una navidad que exige tomes una decisión: NO pararemos de hablar de Jesús!
NO pararemos de declarar su nombre, de festejar, de representar, de socializar por todas partes su momento histórico, el día que nuestro Dios cumplía su Plan de estar más cerca de su amada creación: un Dios hecho hombre y nacer en este mundo como tú y yo lo hicimos un día.

Daniel 3:14-18 RVR1960
“Habló Nabucodonosor y les dijo: ¿Es verdad, Sadrac, Mesac y Abed-nego, que vosotros no honráis a mi dios, ni adoráis la estatua de oro que he levantado? Ahora, pues, ¿estáis dispuestos para que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua que he hecho? Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis echados en medio de un horno de fuego ardiendo; ¿y qué dios será aquel que os libre de mis manos? Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.”

Qué decisión!!
No lo haremos!
Y además no es necesario que te respondamos!
Estos son tiempos de un pueblo de Dios con esta claridad y radical decisión!

Cuánta necesidad tenemos de hombres y mujeres con estos valores, valores que provocarán consecuencias naturales y espirituales.
Las consecuencias naturales quizá puedan llevar a el enojo de los reyes, presidentes, políticos, etc.
¡Hornos de fuego hasta siete veces ardiendo!
¡Pero con certeza también habrá consecuencias espirituales!

Vs 24
“Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo: ¿No echaron a tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: Es verdad, oh rey. Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses. Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego. Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los consejeros del rey, para mirar a estos varones, cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían. Entonces Nabucodonosor dijo: Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios.”

¡Qué glorioso!
¡Posturas y decisiones como éstas movilizan a Dios, que “deja” su trono para estar al lado de estos hombres y mujeres!
Para estar a su lado, acompañarlos, Él mismo cuidarlos y manifestar Su gloria y Poder , para hacerte testigo y testimonio de Su Nombre!

Mateo 1:23 NVI
«La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel» (que significa «Dios con nosotros»).

FELIZ NAVIDAD !!!

CCCC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.