Hombre de verdad quien lo hallará

Leemos en Éxodo 18:21:

Escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo sobre jefes de millares, de centena, de cincuenta y de diez.

Jetro el suegro de Moisés, le dio este consejo, sobre las personas que debían guiar al pueblo de Dios.

En el versículo 19-20, le dice:

19 Oye ahora mi voz; yo te aconsejaré, y Dios estará contigo. Está tú por el pueblo delante de Dios, y somete tú los asuntos a Dios.
20 Y enseña a ellos las ordenanzas y las leyes, y muéstrales el camino por donde deben andar, y lo que han de hacer.

El versículo 24 dice:

Y oyó Moisés la voz de su suegro, e hizo todo lo que le dijo.

Fijémonos las características de las personas que debía escoger Moisés para servir a Dios, debían ser varones virtuosos.

Segunda de Pedro habla que debemos añadir virtud a la fe, también temerosos de Dios

1 Pedro 1:17 dice:

Conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación.

Varones de verdad, son aquellas personas, que hablan verdad, se manejan con la verdad, esa verdad reveladora en todo nuestro hablar, nuestro vivir diario, hombres que cumplen los mandamientos del señor.

Podemos leer sobre la vida de Caleb en Josué 14:7

Yo era de edad de 40 años cuando Moisés siervo de Jehová me envió de Cades Barnea a reconocer la tierra; y yo le traje noticias como lo sentía en mi corazón. Y mis hermanos, los que habían subido conmigo, hicieron desfallecer el corazón del pueblo; pero yo cumplí siguiendo a Jehová mi Dios. Entonces Moisés juro diciendo: ciertamente la tierra que holló tu pie será para ti, y para tus hijos en herencia perpetua, por cuanto cumpliste siguiendo a Jehová mi Dios.

Estas palabras que Moisés proclamo, para Caleb, y para sus hijos en herencia perpetua, “por cuanto cumpliste siguiendo a Jehová mi Dios” era lo importante en la vida de Caleb y de toda persona firme en sus convicciones, su reporte no coincidía con los otros diez, porque ellos vinieron a contar lo que sus ojos habían visto y eso les atemorizo, Caleb vino a contar como lo sentía en su corazón, el tenia fe confianza, esperanza, que iban a ganar la batalla, porque el Dios todopoderoso, que ya habían experimentado su intervención, esta vez, lo haría nuevamente, y también para su nueva conquista, después de 45 años, seguía cumplidamente a su Dios, porque él es el mismo ayer hoy y por los siglos. En este tiempo proclamamos la verdad de Jesucristo, porque la verdad está en cada una de nuestras vidas, Jesús es la verdad, y debemos funcionar con la verdad en nuestros corazones. Para que cumplamos todos sus mandamientos.

En 1 Reyes 2:1-4:

Llegaron los días en que David había de morir, y ordenó a salomón su hijo, diciendo: yo sigo el camino de todos en la tierra; esfuérzate y se hombre. guarda los preceptos de jehová tu Dios, andando en sus caminos, y observando sus estatutos y mandamientos, sus decretos y sus testimonios, de la manera como está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas; para que confirme jehová la palabra que me hablo, diciendo: si tus hijos guardaren mi camino, andando delante de mí con verdad, de todo su corazón y de toda su alma, jamás, dice, faltara a ti varón en el trono de Israel.

David aconseja a su hijo Salomón, esfuérzate y se hombre, hombre de palabra, hombre que cuida su vida, hombre de verdad, guardando los preceptos, andando en sus caminos y todo lo que conlleva ser hombre de palabra, Jesús lo dijo vuestro si sea si y vuestro no sea no, con valores morales y espirituales, de verdad, integridad, lealtad, honestidad.

Como dice en Filipenses 4:8: todo lo honesto, justo, puro.

Deben manifestarse en todo cristiano y como no, en aquellos que estamos sirviendo al Señor. Tenemos algunas características de lo opuesto que Dios quiere que sean sus hijos, sus ministros.

1 Timoteo 6:3-10:

Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, esta envanecido, nada sabe y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidia, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman l piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales. Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento.

Y el versículo 11 dice: más tu oh hombre de Dios huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

Hoy somos esos hombres, con la verdad, para ministrar a las personas., que el señor tenga testimonio de nuestras vidas como leemos en San Juan 1:47 cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba dijo: he aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño. Que hermoso testimonio para nuestros días un hombre en quien no hay engaño.

AMEN

CCCC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.